col_fermentadaUno de los alimentos probióticos más conocidos y usados junto con el Kéfir es el Chucrut (Choucroute o choucrut) que se produce de la fermentación del repollo o col blanca. Al fermentar, las bacterias lácticas (como los lactobacillum o los bifidubacterium) aumentan los microorganismos beneficiosos que mejoran la flora intestinal, reestablecen el pH del intestino delgado, mejoran el proceso digestivo y la absorción de nutrientes. Los beneficios de incoroporar a nuestra dieta alimentos con acción probiótica son múltiples, muchas asociadas alsistema inmunitario y digestivo.

La col fermentada tiene altas cantidades de vitamina A, B1, B2, C, y minerales como el hierro, calcio, fósforo y magnesio.

Propiedades de los probióticos: chucrut o col fermentada

Contiene ácido láctico, de gran importancia para las bacterias que tenemos en el intestino y estómago, favoreciendo las digestiones y la absorción de nutrientes.

Ayudan a eliminar o mejorar los síntomas y las alergias

Su gran aporte en enzimas beneficia al hígado y al páncreas

Favorecen el buen estado de la piel y las mucosas

Tiene efecto remineralizador sobre el organismo

Nos aporta grandes cantidades de vitamina C, que favorece la absorción de otras vitaminas y minerales

El chucrut es muy útil y efectivo para combatir los gases que se generan durante la digestión así como la hinchazón.

Recomendado para personas que han estado medicados con antibiótico

Ejerce un importante efecto depurativo sobre el organismo

Muy beneficioso para personas con ácido úrico y que tienden a retener líquido

Es importante tener en cuenta que el chucrut que venden en los comercios ha perdido estas propiedades pues ha sido sometido a procesos como la pasteurización y además suelen contener altos contenidos en sal.

RECEPTA COL FERMENTADA O CHUCRUT (video)

Necesitamos:receta_chucrut

1 Col –  1 Cucharada de sal marina sin refinar  –  Agua  –  Frasco de cristal

Preparación:

Picamos fina la col, menos un par de hojas que reservaremos. La ponemos en un cuenco y echamos la sal. A continuación la “masajeamos” durante unos 10 minutos. Veremos que su volumen se reduce considerablemente y que empieza a soltar agua.

Ahora rellenamos el frasco con el repollo y presionamos con fuerza hacia abajo apretándolo bien. Cuando queden 2 o 3 dedos para llegar a la boca del frasco, ponemos un par de hojas enteras de repollo para que haga de aislante y presionamos sobre ellas. Dejaremos algo que haga de peso haciendo presión hacia abajo. En lugar de cerrarlo con la misma tapa del frasco pondremos una tela (toalla, trapo de cocina de algodón, etc.) donde pondríamos la tapa y la sujetamos con una goma.

En este vídeo (en inglés) puedes ver cómo lo preparan.

Mantendremos el frasco a temperatura ambiente y evitando la luz directa, donde estarán  fermentando de 1 a 2 semanas (cuanto más tiempo lo dejemos más fuerte es su sabor). Si es la primera vez que lo haces prueba con 1 semana y te valdrá de guía para próximas ocasiones. A la semana lo puedes mantener en el frigorífico hasta 6 meses.

Nota: lo puedes hacer también con zanahoria, rábano, pepino.

Los alimentos fermentados favorecen la digestión, además con la fermentación los nutrientes de la hortaliza que fermentes se multiplican y facilitan su absorción. Los fermentados están especialmente indicados para reponer las bacterias probióticas del intestino que destruyen los medicamentos, el alcohol, comida basura, etc. Aquí puedes ver más información.

Font: http://www.ecoagricultor.com/