QUADERN DE CAMP. Crònica 1.

16142605_642585072616598_3633148212810386657_n17/01/17

Hui se’ns ha fet algo tard per a esmorzar. El bar està replet, com sempre. Mentre demane el bocata i van servint les olives i els cacaus fullege el periòdic que he trobat orfe a l’única taula que quedava lliure.

De sobte apareix aquesta notícia, com descobrint-me ella a mi en vegada de jo a ella. ‘Los tres españoles más ricos ganan la misma fortuna que el 30% con menos recursos’. Continue llegint i descobrisc allò que el titular ha obviat. Els dos primers són pare i filla, els Ortega. Que dic jo, els dos primers quasi que els podríem fer u, no? El tercer és el tio Juan. I continue llegint encara més -pocs arriben a tal fondària, ho reconec- per a descobrir que, en contraposició, el 10% de la població ostenta un -3% de la riquesa, fent al.lusió eixe terme negatiu a que només posseeixen deute. Per a poder assimil.lar aquesta realitat, enmig de tot l’enrenou habitual d’un bar de llauros, em veig obligat a recórrer a la metàfora. No és gent que està amb l’aigua al coll, més bé es tracta de tot un 10% de la població que, submergida en l’aigua, fa contrapés en el vaixell per a que a l’altra punta tres persones puguen tocar amb els dits el cel.

Llegir més...

La razón científica como dispositivo de dominación

Autor: Tomás Ibáñezlibre_pensamiento2

Font: noticiasdeabajo.wordpress.com (Revista Libre Pensamiento, nº 85, Invierno 2015/16)

La importancia adquirida por la ciencia y por el conocimiento científico en las sociedades modernas se debe, sin duda, a la utilidad de sus aportaciones tanto para la comprensión de los fenómenos naturales y sociales, como para intervenir sobre ellos produciendo riqueza y bienestar, o explotación y perjuicios. Este texto se centra en otra de las razones que explican la importancia de la ciencia, y que no es otra que su configuración como uno de los dispositivos de dominación más eficaces de nuestra época, y procura desmontar los mecanismos más insidiosos de ese dispositivo, afrontando directamente la problemática de la propia “razón científica”.

“ ¿No sería preciso preguntarse sobre

la ambición de poder que conlleva la

pretensión de ser ciencia?” .

Michel Foucault.

LA RAZÓN CIENTÍFICA ES REACIA A ORIENTAR SU POTENCIAL CRÍTICO HACIA ELLA MISMA Y HACIA SUS PRINCIPIOS MÁS FUNDAMENTALES. NOS DICE QUE HAY QUE DUDAR DE TODO, QUE HAY QUE CUESTIONARLO TODO… SALVO LA PROPIA RAZÓN CIENTÍFICA.

Concretando

La ciencia perdió su inocencia en Hiroshima, y una parte de la opinión dejó de avalar el confiado y hasta entusiasta cheque en blanco que le había extendido la Ilustración. El progreso del conocimiento científico ya no parecía garantizar necesariamente un mejor futuro y comenzaron a arreciar unas dudas y unas críticas hacia los peligros de su desarrollo y de sus aplicaciones que hasta entonces anidaban preferentemente, y con otras connotaciones, en los sectores más oscurantistas y más retrógrados de la sociedad.

Aun reconociendo la pertinencia de esas dudas y de esas criticas no es esa la línea que voy a desarrollar aquí. Tampoco voy a entrar en el análisis de las evidentes conexiones de la ciencia y los núcleos de poder tanto políticos como económicos. La forma en la que se orienta y se utiliza la ciencia desde las diversas instancias del poder así como la manera en la que el saber científico confiere poder a quien lo posee, o tiene los medios de hacerse con él, son cuestiones sumamente pertinentes pero a las que tan solo aludiré de paso. Lo que pretendo cuestionar en este texto es lo que considero como el meollo de la cuestión, es la razón científica ella misma, en tanto que ha adquirido unas características que la convierten directamente en un extraordinario dispositivo de poder.

Llegir més...

Deje de comprar comida ecológica si quiere salvar el planeta

_dsc3804Autor: Vorasenda

Foto: Carlos Lujan

Ahir una amiga em passà escandalitzada aquesta perla ‘informativa’ publicada, ni més ni menys, que per l’omnipotent periòdic El País (article). ‘Llegeix açò, per favor, estic flipant, no tenen decència’, resava el WhatsApp. Alarmat pel missatge vaig deixar el que estava fent i em vaig posar a llegir. ‘No serà per a tant’, reconec que vaig pensar en un primer moment, però, clar, si ho diu El País, almenys hauré de dedicar-li una mica d’atenció. Doncs bé, vos he de reconéixer que em va costar llegir fins al final. És més, vos he de reconéixer, de fet, que em va costar passar del titular. ‘Deje de comprar comida ecológica si quiere salvar el planeta’. Va ser com una primera bofetada que m’atabalà per al que restava de lectura. Una mescla de rabia i desolació anava creixent al meu interior, a cada paraula, a cada frase, a cada sentència dels ‘experts’, i no per l’enfoc tergiversat i les fal.làcies rotundes que alberga, que també, sinó més bé per l’atac sagnant que des de les estructures de poder es dirigeix sobre tot un moviment ciutadà que lluita, les moltes vegades altruista i les altres precàriament, per intentar salvar de l’abisme la realitat que ens envolta. Un moviment, el que advoca per la soberania alimentària, que té més de sobirà que de legal, que té més de social que de negoci, que té més de democràcia que de parlaments, i que tanta tanta dignitat atresora.

Llegir més...

“El error es aceptar el terreno de enfrentamiento definido por el populismo de derechas”

Font: www.ctxt.esimages-cms-image-000007974

JÜRGEN HABERMAS / SOCIÓLOGO

Después de 1989, solo se hablaba del “fin de la historia” en la democracia y la economía de mercado; en la actualidad estamos experimentando la aparición de un fenómeno nuevo en la forma de un liderazgo autoritario / populista –de Putin a Donald Trump, pasando por Erdogan. Claramente, una nueva “internacional autoritaria” está logrando cada vez más definir los discursos políticos. ¿Acertó su coetáneo Ralf Dahrendorf cuando pronosticó un siglo XXI autoritario? ¿Se puede, de hecho se debe, hablar de un cambio de época?

Después de la transformación de 1989-90 cuando Fukuyama aprovechó la consigna de la “posthistoria”, acuñada originalmente por una especie de conservadurismo feroz, su reinterpretación expresó el triunfalismo miope de las élites occidentales, que se adhirieron a la creencia liberal de la prearmonía establecida de la economía de mercado y la democracia. Ambos elementos informan la dinámica de la modernización social, pero están vinculados a imperativos funcionales que chocan repetidamente. El equilibrio entre el crecimiento capitalista y la participación de la población –solamente a medias aceptada como socialmente justa– en el crecimiento de las economías altamente productivas sólo puede tener lugar en un Estado democrático digno de este nombre. Tal equilibrio, que justifica el nombre de “democracia capitalista”, era, sin embargo, dentro de una perspectiva histórica, una excepción y no la regla. Solo eso ya hacía de la idea de una consolidación global del “sueño americano” una ilusión. (Foto: Jürgen Habermas. WIKIPEDIA)

Llegir més...

Así es como los lobbies han arruinado tu alimentación

Font: http://blogs.elconfidencial.com/asi-es-como-los-lobbies-han-arruinado-tu-alimentacion

Autor: Kike Vázquez

¿Crees que debes reducir grasas y hacer más ejercicio para adelgazar? Quizá te interese saber que eso es un mito de la industria para no señalar a los verdaderos culpables

Actualmente muere más gente por obesidad que por hambre. Un tercio de la población mundial sufre, como mínimo, sobrepeso (se considera sobrepeso contar con un IMC > 25). Ningún gobierno del mundo ha conseguido reducir esta lacra en las últimas 3 décadas y, según McKinsey, en el 2030 a la mitad de la población mundial le sobrarán kilos. La obesidad es, de hecho, uno de los principales costes de nuestros sistemas sanitarios y no para de aumentar. Da igual que hablemos de países desarrollados o emergentes, estamos ante una epidemia silenciosa y global. ¿Qué está pasando? (Foto: Margaret Chan – OMS)

Llegir més...

Coca-Cola y Pepsi pagan para evitar que se vincule su consumo con la obesidad

Font: www.facua.org stock-photo-ice-cola-glass-top-of-view-369051776

Entre 2011 y 2014, la primera gastó de media unos cinco al año, sólo en EEUU, en este tipo de acciones. La segunda, tres. Organismos sanitarios, Cruz Roja, médicos e incluso alguna ONG, entre las receptoras.

Coca-Cola y Pepsi destinan millones a evitar que sus nombres queden vinculados a los cada vez más crecientes índices de obesidad. Así, un estudio acaba de publicar la lista de asociaciones científicas, médicas, universidades y agencias del Gobierno a los que pagan los gigantes de los refrescos en EEUU para tapar su vínculo con lo que ya se empieza a considerar como una epidemia en dicho país.

Llegir més...