Drogas y antibióticos: los “alimentos” administrados a los animales de granja para consumo humano y los riesgos para la salud

Drogas y antibióticos: los “alimentos” administrados a  los animales de granja para consumo humano y los riesgos para la salud

Una investigación de la agencia de noticias “Reuters” dejó al descubierto cómo las empresas avícolas alimentan sistemáticamente a las bandadas con antibióticos.

Las principales empresas avícolas estadounidenses están administrando antibióticos a sus bandadas mucho más intensamente de lo que los reguladores se dan cuenta, lo que representa un riesgo a la salud humana. Registros internos examinados por Reuters revelan que algunos de los productores avícolas más grandes del país alimentan a sus pollos rutinariamente con una variedad de antibióticos – no sólo cuando hay brotes de enfermedad, sino como una práctica estándar en la mayor parte de la vida de las aves.

Llegir més...

La movilidad motorizada: una mala apuesta para el futuro

Per Gaspar Manzanera Benito

El escándalo de Volkswagen permite una visión más profunda y crítica sobre todo un sistema de movilidad basado en el automóvil.
La explosión del dieselgate nos acerca de nuevo a la realidad polifacética del automóvil. Aunque parezca increíble, el producto de Volkswagen es más que un indicador deprestigio personal, que un activo financiero, o una fuente de empleo. La mercancía que produce y distribuye el grupo Volkswagen son máquinas que sirven para moverse. El foco mediático se centra en todos los aspectos del caso de la manipulación de las emisiones excepto en los relacionados con la movilidad, porque resulta que un tremendo fraude en millones de máquinas que sirven para moverse no va a tener ningún impacto en cómo nos movemos. (Foto: DAVID FERNÁNDEZ)

Llegir més...

SILVIA FEDERICI, FEMINISTA: “EL PODER MÁGICO DEL CONSUMISMO SÓLO SE PUEDE DESARROLLAR SOBRE UN DESIERTO EMOTIVO, UN DESIERTO SOCIAL”

Silvia Federici, fotografiada en Vic en 2015 por Beatriz Plaza.

Per BEATRIZ PLAZA Y ERIKA GONZÁLEZ

Escritora, activista y profesora de la Universidad de Hofstra de Nueva York, Silvia Federici es una referente en la economía feminista. Hablamos con ella durante el V Congreso Estatal de Economía Feminista [1] sobre cuestiones como el sistema capitalista, las alternativas soñadas y en marcha, la lucha salarial, el trabajo doméstico, la quema de brujas y el imaginario popular.

– ¿De qué hablamos cuando nos referimos a la economía feminista?

– La economía feminista es un proyecto con mucho coraje que se ha propuesto cambiar de manera significativa una disciplina que ha estado más comprometida con la economía capitalista que con ninguna otra. Creo que ha tenido muchos efectos importantes: el primero, someter la economía oficial a una crítica radical de su metodología, de su forma de medir, de su aplicación del método cuantitativo, del análisis de la realidad social que no se puede reducir a una fórmula matemática y de sus valores estructurales; el segundo, poner en el centro de esta deconstrucción de la economía la importancia de toda un área de actividades que definimos como reproductivas, muy importante para el movimiento feminista pero sistemáticamente desconocida y desvalorizada por la economía oficial.

Llegir més...

Unas 250.000 personas se manifiestan en Berlín contra el Tratado de Libre Comercio

  • Unas 250.000 personas, según los convocantes, se han manifestado este sábado en Berlín para protestar contra el Tratado de Libre Comercio.  E. P.Los manifestantes denuncian que el acuerdo es antidemocrático y supone un retroceso en los

    estándares de seguridad alimentaria, mercado laboral y medio ambiente.

  • “Esta es la manifestación más grande en este país desde hace muchos, muchos años”, ha afirmado el director del movimiento ciudadano Campact, Christoph Bautz, cuando se ha dirigido a los participantes.
Unas 250.000 personas, según los convocantes, se han manifestado este sábado en Berlín para protestar contra el Tratado de Libre Comercio (TTIP) que negocian Estados Unidos, Canadá y la UE. Los manifestantes denuncian que el acuerdo es antidemocrático y supone un retroceso en los estándares de seguridad alimentaria, mercado laboral y medio ambiente.

Llegir més...

Harold McMillan (1894-1986)

12049450_951825531531568_5277868804556323413_n