Monedas diferentes que generan una economía diferente

Monedas diferentes que generan una economía diferente

Últimamente las monedas alternativas, complementarias, sociales, comunitarias o locales están en boca de todo el mundo. La propuesta de Barcelona en Comú ha revolucionado la arena política, económica y social generando un ambiente de crispación contra iniciativas de gran utilidad. Vamos a desgranar un poco esto de las monedas complementarias para aclarar conceptos y de paso, poder discutir el tema con argumentos fundados. (Foto: Boniato. Moneda social del Mercado Social de Madrid)

Distintas nomenclaturas

Existen diferentes nombres para estas monedas alternativas, pero todas ellas tienen en común que son distintas al dinero fiat. Según el Banco Central europeo, el dinero fiat es aquel dinero ’establecido por un gobierno para enfocar una economía hacia un cierto medio de intercambio (ej: Euro, Dólar, Yen, etc) [1]’, es decir, el dinero fiat es el dinero normal, emitido por los Bancos Centrales y bajo el control de los Estados. Los distintos apellidos de estas monedas se deben a los matices de su funcionamiento. Por ejemplo, quien las llama alternativas hace referencia a que su gestión es alternativa a la moneda emitida por el Estado, si son complementarias, se hace referencia a que trabajan complementando la moneda oficial, no intentando sustituirla, si son sociales, se está dando mayor peso a la función social de dicha moneda y cuando son comunitarias o locales hace referencia a que su área geográfica de actuación tiene límites claros.

Llegir més...

Un grifo, un derecho

Foto

El agua es un bien escaso y se ha convertido en un recurso estratégico tan valioso que en algunos países han llegado a producirseconflictos armados por lograr su control. Pese a los compromisos internacionales por mejorar esta situación, en pleno siglo XXI, 663 millones de personas en el mundo siguen sin tener acceso a agua potable, declarado Derecho Humano en 2010. “Se teme que el problema sea más grave de lo que se estima. Tener un grifo cerca de tu hogar te contabiliza como persona con la que se ha cumplido el objetivo de acceder al agua, aunque tengas que recorrer kilómetros hasta llegar a él. No se tiene en cuenta su calidad, cuántas horas al día funciona o cuántas tienes que esperar diariamente para obtenerla”, explica Moisès Subirana, técnico de la campaña de agua de la ONG Ingeniería sin Fronteras. Pobreza, intereses empresariales y gobiernos inestables han hecho que, además, 2.500 millones de personas no tengan acceso al saneamiento y 1.000 niños mueran cada día por enfermedades de transmisión hídrica según los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y Unicef. (Imagen: MARÍA JOSÉ DURÁN)

Llegir més...

El verdadero valor del café

(c) Ed Gregory

‘El café es la infusión más consumida del mundo y mueve anualmente unos 71.000 millones de dólares’.

‘La cadena de producción, distribución y comercialización del café evidencia una radical desigualdad entre los países que lo cultivan y los que lo consumen’.

¿Tienen nuestros pequeños actos cotidianos de consumo un efecto real y concreto sobre habitantes de territorios lejanos? La respuesta es sí, y pocos productos lo expresan con tanta contundencia como el café.

Los pequeños frutos rojos que da el árbol del café son la base de algo más que una bebida: un acto social implantado en muchas culturas. Es, también, un lucrativo negocio: el café es la infusión más consumida del mundo y mueve anualmente unos 71.000 millones de dólares, según datos de la asociación Fairtrade España (Foto: (c) Ed Gregory).

 Por la idiosincrasia de esta planta, a diferencia de otros cultivos para la exportación, la mayor parte de la producción corresponde a pequeños campesinos: 25 millones de agricultores producen el 80% del café que se consume en el mundo. Esta planta da trabajo a 100 millones de personas y es, para algunos países, su principal fuente de divisas. En Etiopía, Colombia o Brasil, el café atraviesa transversalmente el territorio y la historia.

Llegir més...

#NoMásArtículosDefectuosos: ¿Qué se esconde detrás de tu móvil?

Artículo escrito por Ingeniería Sin Fronteras

Ha pasado mucho tiempo desde que el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) denunciara, en 2001 y 2002, las conexiones existentes entre la explotación minera en la República Democrática del Congo (RDC) y la continuidad de su conflicto armado. Desde entonces, varias investigaciones encabezadas por la ONU y organizaciones no gubernamentales han relacionado la extracción de diversos minerales con constantes violaciones de los derechos humanos y millones de muertos y desplazados en la RDC y otros estados como Colombia, Birmania, Zimbawe o la República Centro Africana. Estos son los conocidos como “minerales de conflicto”, aquellos minerales extraídos en zonas de conflicto armado cuya extracción implica la violación de los derechos humanos y situaciones de esclavitud.

Llegir més...

Qué hacer para no contribuir (o contribuir menos) a un sistema perverso

Foto: Mujeres reflejadas en el escaparate de una tienda en el centro comercial Ermou Street, en el centro de Atenas (Reuters).

Si todos viviéramos como los estadounidenses, necesitaríamos 3,9 planetas. Los consumidores tienen un gran poder con sus decisiones de compra, pero el papel del estado y las empresas es fundamental. (Foto: Mujeres reflejadas en el escaparate de una tienda en el centro comercial Ermou Street, en el centro de Atenas, Reuters)

Los datos nos dicen que cada vez gastamos con mayor celeridad los recursosgenerados por la Tierra en un año y que si todos viviéramos como los estadounidenses, necesitaríamos 3,9 planetas para saciar nuestro ritmo de consumo (2,3 si el modo de vida generalizado fuera el de los españoles). También nos dicen que en el mundo hay 900 millones de trabajadores pobres, es decir, que, a pesar de trabajar, no tienen lo mínimo para vivir. La cifra supone el 30% del total de las personas con empleo, según la Organización Internacional del Trabajo, a las que se añaden 21 millones de seres humanos que viven en situación de esclavitud. Son solo algunas de las consecuencias del modelo actual de producción, situaciones escondidas tras aquellos productos que nos ofrecen cada día las coloridas estanterías de los supermercados.

Llegir més...