Sóc precària i menjo ecològic

Sovint, i particularment des que va començar la crisi, he llegit diatribes furibundes contra el menjar i/o productes ecològics procedents de persones que afirmen que no poden arribar a final de mes i per això no poden preocupar-se per si compren o no aliments de bona qualitat. Segons sembla l’únic que importa és omplir el pap. El súmmum dels súmmums va tenir lloc amb la presentació d’un informe, en la meva opinió bastant dubtós, de laUniversitat d’Stanford que assegurava que els aliments ecològics no presenten cap avantatge per a la salut malgrat que són bastant més cars (sic).

Les meves raons per dubtar de l’estudi no són que el fes la Universitat d’Standford, sinó que el mateix estudi deia que el que sí que tenen els aliments ecològics són quantitats sensiblement inferiors de contaminants químics (o gens!) i hormones/antibiòtic a la carn (segon sic). Vaja, suposo que els erudits d’Standford no van considerar que això fos un avantatge sanitari sobre la resta de productes agrícoles. Intentaré creure’m que no hi ha interessos foscos darrere d’aquesta afirmació.

Llegir més...

La soberanía alimentaria es la lucha anticapitalista del mundo rural

El autor desde este artículo, Alejandro Serrato es de Arriate (Serranía de Ronda). Es sindicalista del SAT y miembro del Área de Soberanía Alimentaria del Sindicato de Obreros del Campo, también es delegado internacional por el SOC en la coordinadora europea de Vía Campesina.

Recuerdo como mi abuelo me contaba las luchas que llevaron acabo en un cortijo a pocos kilómetros de Arriate. A base reivindicaciones, negociaciones, consiguieron que la jornada se viese reducida a 6 horas.  Nada fue fácil, me contaba cómo se negaron a seguir con las escarda de la “matalahuga” si no le reducían la jornada, exponiéndose a que el manijero buscara otros trabajadores de otros puntos de la serranía de Ronda. Después de varios día en aquellas tierras, sin abandonar su lugar de  trabajo, pero sin realizar la escarda, consiguieron que fuera respetado lo acordado, la jornada de 6 horas, hablo del 1960. Después de 55 años, veo como aquellas luchas que realizaron muchos trabajadores y trabajadoras en el medio rural,hoy en pleno siglo XXI y en el ecuador 2015 son dinamitadas por la burguesía capitalista reinante en el medio rural andaluz, obligando a jornaleros y jornaleras a trabajar sin percibir un salario, trabajando solo por las peonadas, en el mejor de los casos. El medio rural andaluz está condenado al subdesarrollo si no somos capaces de unir nuestras luchas, si mujeres y hombres no unificamos nuestras acciones, nuestras reivindicaciones. 

Llegir més...

El Pan de cada día ya no es nuestro

Para nuestra generación el pan aún evoca calidez, abundancia, bondad, sabor. ¿Pero responde esa imagen al pan que comemos hoy?

Pan es en realidad una palabra que se usa describir muchos alimentos distintos. Todos ellos comparten un rasgo esencial: el pan se hace con grano molido, fermentado y luego cocinado. Cada región del mundo desarrolló sus propias recetas, en base a sus granos y costumbres alimenticias. Sorgo y mijo africanos; trigo y centeno asiáticos; maíz y amaranto americanos, cada uno dio nacimiento a cientos de recetas para distintos tipos de pan: pan esenio de granos germinados cocinados al sol; pan hindú y mediterráneo sin levadura y en forma de disco; tortilla de maíz germinado y biscocho de amaranto de las américas, pan de centeno europeo… Todos ellos formas de convertir la luz solar contenida en el grano en un alimento fácilmente digerible, con una forma que se puede llevar con facilidad a donde se requiera, que se preserva por días o semanas, y que tiene un valor nutricional adicional, gracias al aporte de los fermentos.De este universo de costumbres alimenticias la sociedad de consumo hoy solo reconoce comúnmente una forma de “pan”: el que se fabrica con harina de trigo refinada. Este proceso, desarrollado con fuerza en el último ciento de años, consiste en eliminar casi todos los elementos nutricionales del grano de trigo, dejando solo la base: un carbohidrato bastante puro pero de menor valor alimenticio, que se preserva por más tiempo, tiene poco sabor, y un color blanco como la nieve. Se descartan el germen de trigo (la semilla propiamente dicha) y el salvado (capa protectora del almidón), que contienen la mayor parte de las vitaminas y minerales. Éstos elementos encuentran dos destinos: una buena parte se usa en balanceados para animales, y el resto se usa para fabricar suplementos alimenticios que se venden en tiendas naturistas y supermercados. Efectivamente, primero eliminamos de la harina los componentes más nutritivos del cereal, y luego gastamos más dinero para comprar lo que le habíamos quitado, en forma de capsulitas o cereales empacados.

Llegir més...

¿Tu hijo no come fruta? ¡No te culpes!

fruta hijos madre

“Si tu hijo no come fruta, no te culpes”, me dice Yolanda García, psicóloga, naturópata y nutricionista que apoya la dietética oriental.

“Si tu hijo no come fruta, no te culpes”, me dice Yolanda García, psicóloga, naturópata y nutricionista que apoya la dietética oriental. Según la constitución que tenga la criatura y según el peso, ni siquiera es necesario que se la ofrezcamos. ¿Por qué? Porque es mucho más importante que los niños coman cereales integrales (arroz, quínoa, mijo, avena…), ácidos grasos esenciales (pescado, aceites, semillas, frutos secos), proteínas de buena calidad y verduras.

Llegir més...

Paleo, tornar al més ancestral per sobreviure a la modernitat

Paleo_dins_text

Per què hi ha tantes persones joves malaltes cròniques a la nostra societat? Com és que les malalties degeneratives com el càncer, les autoimmunes o les degeneratives del cervell prevalen cada vegada més en el món industrialitzat? I l’epidèmia de sobrepès, obesitat i diabetis que assetja des de ben petits els infants d’avui en dia?

En la nostra societat industrialitzada està passant alguna cosa. Segurament no es tracta de trobar un sol culpable de tot, sinó que la causa la podem trobar en la combinació de múltiples factors que debiliten dia a dia la nostra salut, com ara l’estrès, les diferents formes de contaminació – atmosfèrica, acústica, electromagnètica –, la poca qualitat dels aliments produïts de manera intensiva, la dieta basada en aliments processats i desnaturalitzats, el sedentarisme, etc.

Davant de tot això, què podem fer? Hi ha elements de la nostra dinàmica diària que no podem canviar d’avui a demà. Però hi ha pautes d’estil de vida que ens poden ajudar a millorar, i una d’elles és la d’inspiració Paleo. Sí, he dit Paleo, que ve de Paleolític!

Llegir més...